viernes, marzo 15, 2013

Estoy tratando de ser fuerte

Aunque llevo seis meses en silencio no significa que todo va cien por ciento bien. Llevo estos meses tratando de dominar lo que siento y ser más fuerte que la depresión. Tengo que pensar en mi hija antes de dejarme vencer. Cada vez que me dejó caer y me hago daño, no sólo me hago daño yo sí no que ella sufre también.
Me entristece verla sufrir. Me duele mirar en su rostro soledad y tristeza cuando nota que no me siento bien. Por ella es que me he aguantado. Por ella no me he cortado. Sin embargo, cada día que pasa le siento más sola. Cada día que pasa la incertidumbre del futuro se apodera más de mi. Quisiera poder ver un mejor futuro para nosotras pero con tanta cosa negativa en el medio se me hace difícil mirar hacia adelante. Ahora mismo estoy por quedarme sin trabajo. Aunque no he dejado de buscar un trabajo más seguro que el que tengo, el mercado laborar está bien difícil. A eso se le suma las complicaciones médicas que he tenido y el aumento constante en el costo de vida. Cada día es una lucha por subsistir. Y es una lucha que estoy perdiendo. Quisiera poder ofrecerle algo mejor a mi hija pero no se como. Lo único que puedo ofrecerle es mi mejor esfuerzo de ser una madre casi saludable y normal. Aunque no sea verdad. Lo único que quiero es que sea feliz.

martes, septiembre 18, 2012

Hoy me siento...



Hoy me siento triste, sola, desanimada, ansiosa, llorosa, derrotada, desilusionada, sin rumbo, cansada…

Mi eterna compañera es la tristeza, es algo que siempre está presente en mi vida, sin importar lo que pase. Vivir cada día es vivir en tristeza, entre lágrimas y suspiros.

Aunque miro a mi alrededor no veo a nadie que me pueda entender o comprender. Ya estoy cansada de tratar de explicarle a los demás qué es la depresión y porque me siento mal. No tengo a nadie que me escuche y me entienda. Quien me deje desahogarme y luego me ayude con paciencia a tratar de encontrar una solución. Alguien que me abrase sin juzgar y sin criticar.

Solo quiero llorar y llorar y llorar. Quiero poder ser capaz de terminar con mi vida de una vez y por todas. Estoy cansada de que cada vez que me estoy poniendo de pie lo vuelvo a perder todo. ¿No te cansarias de perder todo lo que siempre soñaste cada vez que crees que finalmente vas a poder ser feliz? Yo estoy bien cansada.

Sin trabajo y con grandes limitaciones por el tobillo no puedo delinear un rumbo para mi vida. Estoy completamente a la deriva. Una vez soñé tener mi propio hogar, poder tener una pareja amorosa que me entendiera y tener más hijos. Pero ahora me doy cuenta que eso solamente es un sueño y que por más que desearía que fuera verdad, es un sueño que está fuera de mi alcance.

Vivir cada día es una constante lucha con la tristeza y deseos de hacerme daño. Hoy es uno de esos días en que la lucha es mucho más fuerte porque estoy cansada de pelear con la depresión, estoy cansada de seguir perdiendo lo poco que logro alcanzar y estoy cansada de vivir sin rumbo. Pero sobre todo, estoy cansada de ver como mi sueño de un hogar una familia se aleja cada vez más de mi. 

Hoy me siento triste, sola, desanimada, llorosa, cansada, desilusionada, sin rumbo, derrotada, destruida... y no hay nadie que me comprenda.  

Una vez más con el puñal en mi corazón

Desde que me rompí el tobillo me he sentido una carga, principalmente para esas personas cercanas a mi. Pero después de lo que pasó, o mejor dicho, que no pasó ayer, me pregunto: quë se siente peor?

Penséque el peor sentimiento era sentirse una carga para otros. El saber que no puedes aportar y dependes de la otra persona para todo. Pero anoche resurgió en mi vida un dolor incomparable: ser rechazado, ser despreciado.

Cometíun error y aleje de mi a una persona importante, a alguien que tenia prioridad en mi vida. Luego de varios idas esperando por la oportunidad de disculparme sin éxito me di cuenta que para esa persona ya no tengo valor. Su ultimo mensaje, por texto porque ni si quiera quiso expresarlo verbalmente, fue como un puñal al corazón.

Ahora lo único que siento es el rechazo y el desprecio que siente esa persona hacia mi. Cómo puede ser posible que por un error del cual me arrepiento puede echar toda una relación a la basura?

Me siento destruida. Mi corazón esta sumamente lastimado y he perdido la confianza en mi y en los demás. Pero peor aun es que mis síntomas continúan descontrolándose y estoy tratando de no perder el control. Mis niveles de ansiedad están por el techo, lo único que deseo es llorar y hacerme daño. Estoy aguantando los impulsos de cortarme, pero cuando me aguanto siento que mis pulmones van a explotar.

Estoy tratando de enfocarme en algo, pero mi visión esta tan nublada por las lagrimas y el dolor, que no veo como salir de esto. Sé que si logro enfocarme en algo (un nuevo trabajo, un nuevo proyecto, lo que sea) voy a poder encontrar una distracción que me ayude a tratar de controlar mi dolor. Quisiera buscar a esa persona. Tenerlo frente a mi y decirle lo mal que me sentí por lo que pasó y cuanto desearía arreglar las cosas. Pero es demasiado tarde, el no quiere darme ni siquiera la oportunidad de hablar. Yo no quiero seguir sintiéndome despreciada.






Solo me queda luchar por no perder el control porque no quiero terminar en el hospital otra vez. No se cuanto podré aguantar, pero tengo que intentarlo hasta que no me queden fuerzas.

jueves, septiembre 13, 2012

No mas sobre mi

Voy a dejar a un lado mi desespero, mi ansiedad y mi tristeza...

Voy a coger un break de sentirme miserable por mi...

Es hora de pensar en ti.

Siempre todo es sobre mi porque vivo conmigo misma y porque me conozco y pienso que nadie me conoce ni quiere entenderme. Pero y tú? En esta ecuación donde te deje? Yo me conozco bien a mi, pero no te conozco bien a ti. Es hora de concentrarme en conocerte mejor y entender por lo que tu pasas y cómo está programado tu cerebro. Igual que soy diferente a los demás tú también lo eres. Diferente a los demás y diferente a mi.

Es hora de aprender de ti. Es hora de pensar en ti. No más yo por, ahora te toca a ti..

Perdiendolo todo cada minuto

Todo se esta desmoronando a mi alrededor. Estoy perdiendo la esperanza de que todo algún día va a ser mejor. Ahora mismo lo único que me ata a esta tierra es mi hija, pero cuando logre visualizar como hacer que su vida sea mas alegre sin mi va a ser mas fácil planificar mi final.

No quiero ver a nadie, no quiero el consuelo de nadie. No es fácil tratar de encontrar la solución a los problemas cuando tu cerebro no esta programado de forma normal. Lo único que veo es obstáculos y el dolor de mis fracasos. No veo luz, no veo la salida, no veo nada positivo.

Quiero que sea el final de todo. Quiero dejar todo atrás y ser parte de la nada. No quiero existir. Vivir duele, y duele mucho mas cuando repites los mismos errores una y otra vez. Estoy cansada de fracasar. Solo quiero dejar de existir.

Ahora mismo mi vida no tiene un propósito ni una meta. No tengo razón para existir a excepción de mi hija. Sin embargo, pronto voy a conseguir la forma de razonar como mi hija va a ser feliz sin mi. Se que yo seria bien feliz sin mi.

martes, septiembre 11, 2012

Será verdad?

Será posible que todo por lo que estoy pasando ahora mismo es por que creo que me merezco sufrir? Que yo misma saboteo mi felicidad porque estoy tan acostumbrada al dolor que no puedo concebir una vida normal?

Una de mis antiguas psicólogas en una de mis terapias me comentó que si era posible que yo misma me pusiera obstáculos en el camino para sabotear mi felicidad y mantener ese estado de tristeza y desesperación en el que estaba acostumbrada a vivir. En ese momento no estaba segura si lo que la doctora decía era cierto o no pero con el paso del tiempo he comenzado a pensar que sí.

El año pasado pasé por unos  momentos de paz, alegría y emoción que para mí eran completamente inusuales y anormales. No me sentía yo. Mas sin embargo pasé tres meses sintiéndome mucho mejor de lo que me había sentido en años. A pesar de que estaba super feliz continuaba cortándome cada vez que sentía estrés y tenía una constante preocupación de que esa felicidad no iba a durar mucho.

En efecto, a los tres meses comencé a tener problemas en el trabajo y finalmente la YO que conocía regresó. Siempre estaba preocupada y ansiosa por algo. En ese momento estaba saliendo con alguien y todas mis fuerzas se concentraron en como hacerlo feliz a él. Cada vez que fallaba yo misma me torturaba mentalmente repitiendo en mi mente porqué fallé y que hice mal. Eventualmente la relación se volvió un desastre porque me mantuve a su lado por varios meses aferrada al sueño que me vendió en un principio cuando en realidad lo que él hacía era despreciarme, humillarme y rechazarme. A fin de cuentas, terminé sufriendo y llorando (haciendo algo a lo que estoy acostumbrada).

Ahora estoy aquí, de nuevo, sola en mi casa, con mucho tiempo libre en las manos y sin un plan claro para salir adelante. Para completar aislé de mí a la única persona con la que me pude identificar y ver un alma gemela que ha pasado por situaciones difíciles como yo y que se siente como un ser completamente fuera de este planeta. Acaso estoy castigándome por haber sido feliz? Estaré tan acostumbrada al dolor que necesito sufrir para sentirme, de cierto modo, en paz conmigo misma? 

Vamos a ver cuantas sesiones de mutilación tendré antes de ver la luz al final del túnel. Solo me quedan dos navajas y nadie, en su sano juicio en mi familia y entre mis amistades, se va a atrever a comprarme más navajas, gasas y cinta adhesiva. Como solía decir antes de mi última hospitalización: “Better blood than tears”

Todavia esperando

Ya han pasado 24 horas y todavía no he logrado que me escuche. Entre la ansiedad de no saber nada de su parte y las consecuencias del tobillo que me rompí hace mas de un mes los niveles de ansiedad en mi cuerpo siguen subiendo. Para completar llevo más de tres días que no me tomo los medicamentos. Me siento completamente desanimada, vencida, derrotada, que no sirvo...

Seguiré esperando. No me queda de otra. Tratar de esperar pacientemente a ver si decide escucharme y darme otra oportunidad. Voy a tratar de no llamar, ni enviar ningún mensaje y no mencionar lo que sucedio a nadie, aunque por dentro esté que exploto.

Ayer volví a hacerme daño para calmar la ansiedad. Las klonopin que me quedaban para aliviar los niveles altos de ansiedad desaparecieron así que lo unico que me queda es el dolor físico para calmar el dolor emocional...

Sé que no es la solución, pero son tantas cosas a la vez... una detrás de la otra... sin tener a nadie a mi lado que realmente comprenda que la forma en que está programado mi cerebro no me ayuda a identificar la solución a mis problemas de forma fácil. Por lo general veo una pared de problemas y peros y obstáculos y excusas para no poder salir adelante. Ahora mismo solo veo que continúo incapacitada por el tobillo, que estoy sin trabajo, no puedo guiar, no puedo pagar mis facturas y estoy sola. Sola porque la persona que me escuchaba y me daba fuerza se fue por que yo le dije que se fuera. Sola porque no puedo compartir mis preocupaciones con mi hija para evitar que se preocupe. Sola porque me cansa repetirle a mi familia y mis amistades la situación por la que estoy pasando y no quiero que se preocupen... Al final de todo, estoy sola en mi casa, encerrada con mis propios pensamientos y eso es un peligro.

Por que tuve que abrir la boca sin pensar? Por que tuve que hacerle sentir como si no valiera nada cuando para mi vale muchísimo? Por que no esperé a que se me fuera la tristeza y el coraje? Por que terminé haciendole sentir como a veces me siento cuando no sé como manejar su carácter? Por que lo humille? El no se merece lo que le hice. Estoy tan a costumbrada a que la gente a mi alrededor me trrate con tanta delicadeza y temor a que me sienta mal que no se como lidear con una persona normal.

Sé que estuve mal y lo admito, pero no me atrevo a continuar tratando de hacerle ver que me arrepiento de lo que hice. Voy a tener que aprender a vivir con las consecuencias de mis acciones y aceptar que perdí... y saber que lo perdí a él me duele mucho.

lunes, septiembre 10, 2012

Como lograr que me perdones

No acabo de resolver el mal entendido que provocó que una persona importante para mi se sintiera ofendido y desilucionado, ahora acabo de hacer las cosas peor. Bajo craje, tristeza, desespero y ansiedad le dije que se fuera de mi vida. Ya no aguantaba más sentir que hago todo mal y no poder explicar lo que mi cerebro quiere decir pero mi corazon no me deja pensar.

Siempre he pensado que la depresión no te deja pensar y razonar como una persona normal lo haría y en mi caso estoy segura de que es así. Ahora, por mi impulsividad, mi tristeza y egoismo destruí lo que tanto trate de proteger.

Después de todo lo dicho y hecho ahora me doy cuenta que eso no era lo que quería. Lo que quería era que me escuchara y tratara de ponerse en mis zapatos. Como siempre, pensando en mi. Pero tal parece que ya es demasiado tarde. No me quiere escuchar, no me quiere ver.

Lo único que me queda es recoger los pedazos de mi corazón y aprender a pensar antes de hablar. No es la primera vez que hablo antes de pensar y siempre las consecuencias de estas acciones son negativas. Tal parece qu eme gusta vivir en un eterno estado de dolor.  Por alguna razón encuentro necesario el castigarme de alguna forma. Quizas inconcientemente piense que no merezco ser feliz.

Solo me queda decir lo siento. Espero que algún día pueda perdonarme. Me arrepiento de todo el dolor que le ocasioné. Lo que hice no tiene excusa.

lunes, septiembre 03, 2012

El corazon en la mano

Entre todo lo que ha pasado, y han sido muchas cosas dolorosas, estoy tratando de hacer que me escuchen, me presten atención o acepten lo que tengo que decir. Me concentro tanto en lo que yo siento y en mi dolor que a veces no me doy cuenta cuando lastimo a los demás. He lastimado a tantas personas en mi vida con esta mentalidad de solo pensar en mi dolor que no sé como es posible que aun tenga familia y amistades.

He perdido muchísimas amistades por mi forma de pensar, por concentrarme en mi. Incluso mi hija  a sufrido un montón por mi culpa. Ahora, por ese mismo comportamiento estoy a punto de perder a una de las personas más importantes en mi vida y no se que hacer. Estoy tratando de que me escuche pero parece que nada de lo que tengo que decir es suficiente. Daría lo que fuera por corregir mi error y lograr que viera lo arrepentida que estoy y lo dispuesta que estoy a cambiar.

Espero que no sea demasiado tarde.

viernes, julio 27, 2012

Decepción

Se supone que me sintiera en paz en medio de la tormenta.
Se supone que me sintiera tranquila en medio de mis inseguridades.
Se supone que me sintiera segura en medio de los problemas...

En estos momentos no siento ninguna de las tres cosas. No sé si puse mi confianza en la persona equivocada o es que simplemente estaba esperando demasiado.

Estoy tan ansiosa por poder controlar mi tristeza, mis impulsos, mis pensamientos y mis deseos de lastimarme que parece que no me fijé en las cosas que escogí hacer. Brinqué sin antes mirar.

lunes, julio 16, 2012

Un corazon cargado

Por primera vez en años salgo de Puerto Rico a visitar a mi familia y despejar la mente en un ambiente diferente. Me monte en el avion con el corazon cargado de miedo, preocupaciones y tristeza. Miedo al futuro ya que no puedo visualizar un futuro seguro para mi y mi hija. Preocupaciones por los que se quedan y por mi propia depresion, ya que no se como manejare el viaje. Tristeza porque aunque termine con mi pareja aun no puedo creer todo el maltrato emocional que soporte de parte de el.

A pesar de todo me siento bien. Solo me quedan dos dias, pero todo ha salido bastante bien. Si he tenido mis episodios de ansiedad, pero con esfuerzo me he logrado controlar. He logrado reir, descansar, compartir y pensar; pensar en mi vida, en lo que a pasado en los ultimos meses, en lo que me espera.

Antes de irme le di la oportunidad a una persona de entrar a mi vida. Hablar con el me ha ayudado a analizar muchas cosas mejor. Me ha inspirado a leer, buscar como mejorar y estar segura de mi misma. En el poco tiempo que llevamos compartiendo he logrado comprender que realmente ser diferente no es nada malo. Siempre me he considerado una persona diferente a lo normal; que usa rosa cuando todos se visten de blanco, que no acepta la vision crisitana de que el Padre Celestial solamente salvara a los de una religion en particular y que prefiere no juzgar a los demas ya que esto puede impedir conocer personas maravillosas.

Aunque sali de la isla con un corazon cargado, me niego a regresar con esa misma carga. Durante el viaje he tomado varias desiciones y entre ellas esta seguir esforzandome por mejorar. ¿Por que digo esto? Por que la persona con la que termine me hizo pensar todo este tiempo que yo no habia mejorado nada, que al contrario, mis acciones y mi reaccion a situaciones dificiles eran un riesgo para su hijo y para el. Me repitio esto tantas veces que pense que esto era cierto. Hoy me doy cuenta de que no.

Cuando ponga mis pies sobre tierra puertorriqueña voy a continuar esforzandome por mejorar y por cuidar de mi por el bienestar de mi hija y por el mio. Ser diferente es bueno, ser tolerante es bueno, aprender a aceptar a todas las personas por como son es bueno y darse la oportunidad de hacer algo diferente, aunque te de miedo es bueno.

Me fui con un corazon cargado pero voy a regresar con uno libre de presiones y culpas, listo para continuar la batalla...

miércoles, marzo 14, 2012

La intención detrás de este blog

Sé que muchas de las cosas que redacto son tristes y que se enfocan en situaciones negativas. Mi intención no es ser pesimista o llenar el mundo de negatividad. Para mi este blog es mi desahogo cuando no puedo hablar con nadie, cuando no puedo expresar lo que siento.

Principalmente me he enfocado en las partes negativas de la depresión y es bien poco lo que incluyo que tiene que ver con mi recuperación. Desde el verano pasado estoy visitando un psiquiatra nuevo. Al principio no me caía bien porque estaba empeñado en que lo que yo tenía era bipolaridad en vez de depresión. Según fueron transcurriendo las sesiones me fue convenciendo de lo buen médico que es. Muchas de las explicaciones que me da acerca de mi condición y los consejos que me brinda cuando me siento mal me han hecho reflexionar muchísimo. Hay aspectos de mi comportamiento que he decidido mejorar solamente porque las observaciones de él me han dado luz sobre cómo hacerlo. Estoy bien agradecida por el cuidado que me ha brindado y por la paciencia en explicarme lo mismo una y otra vez hasta que decido hacerle caso.

Desde el mes de noviembre comencé a visitar una psicóloga por mi cuenta. Finalmente me di cuenta que la ayuda del psiquiatra no es suficiente como para cambiar y mejorar mi vida. Mi experiencia con ella ha sido bien positiva. Aunque muchas de las cosas que me ha dicho no es nada nuevo ya que lo he escuchado montones de veces, la forma en que ella explica las cosas me ayuda a evaluar mis pensamientos y acciones.

Quizás eventualmente pueda ser completamente saludable o quizás nunca vuelva a vivir sin medicamentos. Quien sabe. Lo único de lo que sí estoy segura es que no quiero, ni voy a darme por vencida. Cada vez que tropiece y me caiga me voy a volver a levantar. Cada vez que sienta que el mundo se me cae encima, voy a recoger las piezas y lo volveré a montar. Por cada entrada llena de tristeza y dolor que escriba en este blog está seguro de que hay montones de momentos felices, cientos de sonrisas y un centenar de palabras positivas rodeandome. Solo tengo que tener fe en mi y no rendirme.

jueves, marzo 08, 2012

Cómo se supone que confie en él

Redactado el 8 de marzo de 2012


Le dije que teníamos que hablar y arreglar las cosas. Mi intención era pedirle que fuera paciente conmigo y que disculpara mi cambio de ánimo repentino del fin de semana. Su contestación por mensaje de texto fue dejarme, terminar con la relación. Después de pedir una y otra vez que me escuchara logramos hablar. Vamos a intentarlo una vez más. Pero, ¿cómo se supone que vuelva a confiar en él si por una estupidez decidió dejarme? Estamos junto pero tengo miedo de decirle te amo y volver a confiar en él. Nunca me imagine que mi relación con él me haría tanto daño.

Prometí mejorar. Seguir esforzándome por controlar mis síntomas, mis cambios de ánimo y el desespero que a veces ciento cuando las cosas no salen bien. Él no me prometió nada. Lo único que hizo fue defender sus acciones y justificar la molestia que le ocasiono mi comportamiento.

No se si siquiera porque quiero seguir con él. Se que me he apegado mucho a él y que lo amo, pero es difícil estar con una persona en la que no puedes confiar. Ya han pasado dos días desde nuestra conversación y todavía me siento triste y completamente desilusionada. Tantos planes que teníamos al principio, tanta alegría que sentíamos al estar uno con el otro y ahora mismo nada de eso vale. Siento que todas esas promesas se fueron al zafacón y lo único que queda es mi corazón hecho pedazos.

Que triste es saber que para la otra persona no vales nada después de que has dado todo por él.

martes, marzo 06, 2012

Estoy cansada

Redactado el 6 de marzo de 2012

Actualmente estoy en mi primera relación seria desde que me divorcie y no ha sido nada fácil. Al principio estaba llena de inseguridades y temores de que la relación terminaría como mi matrimonio. Pensaba que el no podría manejar mis altas y bajas y mi tristeza. Eventualmente comencé a confiar más en él y pensé que las cosas saldrían bien, pero hoy la relación es algo totalmente diferente.
La última vez que nos sentamos a hablar de lo que estaba pasando entre los dos le deje saber lo triste que me sentí al echarme a un lado, que ya no era parte importante de su vida y que vivía con el temor de que todo terminara. Él a su vez me confirmó que su distanciamiento se debía en gran parte a su temor a apegarse mas a mi y que yo volviera a hacerme daño. Pensé que al hablar abiertamente de lo que sentíamos iba a ayudarnos a seguir adelante y por un par de semanas fue así. Pero otra vez estamos en lo mismo, lo único que yo me siento cansada...
He tratado por todos los medios de dar lo mejor de mí, aguantar mis malacrianzas y ataques de llanto que en ocasiones he sentido y ser una mejor persona de lo que pude haber sido con mi ex esposo. Pero parece que esto no es suficiente. Tal parece que con él vivo para pedir perdón y que nada de lo que hago es suficiente. Me entristece ver que todos esos temores e inseguridades que sentía al principio tenían razón.
Quisiera que las cosas fueran diferentes, que yo fuera una persona más fuerte y que me pudiera enfocar en mejorar mi vida. Lamentablemente no es así. Cada día que pasa trato de mejorar y hay veces que me sorprendo con la forma en que logro manejar las cosas de forma positiva.
Quisiera que las cosas entre los dos funcionaran, pero si él no esta dispuesto a poner de su parte va a ser casi imposible. Yo me estoy esforzando, estoy intentando ser una mejor persona y controlar mi desanimo. Lo único que quiero de él es paciencia y apoyo y ahora mismo no estoy recibiendo ninguna de las dos cosas.

miércoles, febrero 15, 2012

Lo estoy intentando

Nuevamente me siento agobiada por la tristeza. No puedo dejar de preocuparme y sentirme triste por todo lo que pasa a mi alrededor. Lo más que me entristece es como personas allegadas a mi todavía critican mi incapacidad de cambiar mis pensamientos de negativos a positivos en un abrir y cerrar de ojos. ¡Daria lo que fuera por poder hacerlo! Pero se me hace tan difícil.

Lo único que quiero es que traten de entenderme, que traten de entender esta condición y que no piensen que lo que tengo son changuerías. Si pudiera controlar mis pensamientos no estaría en la posición en la que estoy ahora mismo. Solo quisiera que por una vez tuviera a una persona a mi lado que me escuchara, me abrazara y me dijera no te preocupes yo estoy aqui para ayudarte. Pero no hay nadie...

He tratado de hablar con mi mamá sobre como me siento pero lo que logro es que ella se preocupe más. Hablar con mis hermanas no me ayuda porque no logro decir todo lo que siento y siento que falta confianza. Mi mejor amiga esta en las mismas que yo, triste y llorosa por todo. La última vez que hable con mi mejor amigo de como me sentía le dijo toda la conversación a su novia, algo que no me gusto. Por lo que siento que estoy sola...

Si tan siquiera tuviera esa persona que me abrazara y me dejara llorar y luego me diga "vamos a ver televisión" o "vamos a comer mantecado y pensar en otra cosa". Creo que eso me ayudaría.

viernes, enero 13, 2012

¿Como reaccionar?

Redactado el 20 de enero de 2012:


Anoche básicamente me dijeron que soy un cero a la izquierda, que no soy prioridad y que si me vuelvo a hacer daño me van a dejar. Hoy me levante a penas con fuerza para enfrentarme al día. Pedí tiempo para pensar las cosas y tratar de entender porque me hablaron de esa forma, pero sinceramente estoy perdida. Siento que todo mi esfuerzo por ser una mejor pareja ha sido para nada. Que las cosas que corregí luego de terminar mi relación anterior no me han servido de nada.

miércoles, enero 11, 2012

Sin título

A pesar de que he logrado controlar mi depresión de nuevo hoy es uno de esos días donde todo parece más difícil. Llevo desde las 2:30am despierta. Pensando. Llorando. No sé cómo desahogarme sin que la otra persona que provocó estos sentimientos se moleste...

Estoy tratando de llevar una relación con una persona desde hace cinco meses. A pesar de que todo va muy bien entre los dos tengo un problema: no le dejo saber cuando estoy molesta o me siento mal por algo que él dijo o hizo. Son raras las veces en las que hablo. La mayor parte del tiempo me quedo callada. Es ese silencio lo que me está matando y lo que probablemente mate esta relación.

Hay cosas en la relación que no me gustan y me hacen sentir mal, pero no me atrevo a decir nada por temor a la reacción de él. Es por esto que prefiero callarme. Hay días en que me quedo en silencio y logro controlar como me siento y actuar como si nada pasara, pero hay días en que simplemente no puedo. Pero no es que me vaya a quedar callada por el resto de mi vida. Es que pienso que es muy pronto para decir algo, que es mejor esperar un par de meses más antes de decirle algo o que con el paso del tiempo eso que me molesta cambiará.

Sin embargo, sé que al no decir nada quien se está haciendo daño soy yo. Una relación es 50/50 pero ahora mismo siento que es 75/25 y dentro de mi 75 hay muchas incomodidades y tristezas que él no sabe. Sé que la relación no se ve bien.

Después del fracaso con mi ex esposo gracias a la dichosa depresión he tratado de corregir muchas cosas. También me he quedado con muchas inseguridades, que aunque trato de sobrellevarlas a veces, como hoy, es difícil. Me gustaría poder pensar que si hablo con él no se va a molestar y me va a escuchar y va a ayudarme a sentirme mejor dentro de la relación. Pero sinceramente, no creo que eso suceda o por lo menos eso es lo que pienso.

Me desperté a las 2:30 porque me vino a la mente lo mal que me siento gracias a él y todas las cosas que pienso y he pensado inundaron mi cerebro. Me siento como un cero a la izquierda, que mi opinión no importa, que a pesar de todo lo que hago por él, él no dudaría dos veces en darse la vuelta e irse. Quizás es mi mente deprimida la que me llena de tristeza y me hace pensar todo eso de él o quizás es el guardar tanto silencio que esas palabras que no digo tratan de ahogar mis pensamientos. Sea como sea no voy a aguantar mucho tiempo mas en silencio. En algún momento voy a tener que hablar o toda esta avalancha de pensamientos negativos me van a asfixiar. Tengo que hacer algo...

martes, noviembre 08, 2011

Hoy me siento...

Hoy me siento abandonada, sola, sin rumbo, sin deseos de seguir. Me dicen que tenga paciencia que las cosas buenas llegan, pero tanta espera no me ayuda para nada. Como quisiera darle forward a mi vida y estar en un punto donde sea feliz. Si, feliz, todavía tengo esperanza de que algún día podré ser feliz.

Sin embargo, a pesar de tener a mi familia apoyándome y mis amistades atentos a mi estado de animo, como quiera me siento sola y abandonada. Yo sabia que mi paz y felicidad no duraría mucho. Ahora me siento yo, soy mi verdadero yo.

Aprecio el esfuerzo de mis amistades y mi familia, pero no sé por cuanto tiempo pueda seguir luchando. Cada día es un esfuerzo presentarme ante todos como si estuviera perfectamente bien, cuando por dentro estoy perdida, triste y sin esperanza. Tanto fingir cansa... Cuando llego a mi casa lo único que quiero es llorar, pero por lo menos mis deseos de auto agredirme todavía no han regresado. Solo es cuestión de tiempo.

Hoy me siento triste, sin esperanza, pensando que nadie se quedará a mi lado si sigo como estoy, que no soy una buena madre y que mi vida no va a cambiar nunca... Hoy no quiero ser optimista y pensar en el futuro. A lo mejor mañana me despierte sintiéndome diferente, pero eso será mañana, hoy es hoy.

domingo, noviembre 06, 2011

Ahora soy yo...

Desde hace unos meses atrás, mi personalidad cambio. No era esta persona triste y tímida que le temía a interactuar con otras personas. Cada día vivía con el miedo de que mi verdadera yo regresara (una persona triste, pesimista y extremadamente reservada). Conocí a una persona que me hizo sentir diferente. al compartir con el me sentía como si lo conociera de toda la vida. Nos volvimos inseparables. No obstante, antes de ni si quiera empezar le explique de mi condición y mis cicatrices. Él me prometió que nunca se iría de mi lado a pesar de lo que me pasara. Yo no estoy tan segura de eso.

Hoy estoy de nuevo deprimida. Mi verdadera yo ha llegado y no se por cuanto tiempo. Él esta tratando de entenderme y ofrecerme todo su apoyo, pero no es fácil. Al igual que él, mi mama, mi hermana y mi mejor amiga han estado para mi en todo momento apoyándome y escuchándome. No me han dejado sola. Pero tengo miedo de fallarles, de que esta tristeza y desanimo se convierta en algo mayor que me impida volver a la normalidad.

En estos momentos no tengo a mi hija. Entendí que no era lo mejor para mi hija verme como me ahogo en llanto o como trato de hacerme daño. Siento que a pesar de que estoy tratando de cuidarla, le he fallado como madre. Eso me hace sentir muy triste. Como quisiera ser una persona normal, que la pueda cuidar y darle todo lo que ella necesita para convertirse en toda una mujer exitosa.


Redactado el viernes 4 de noviembre de 2011

viernes, noviembre 04, 2011

Ya no puedo negarlo, no me siento bien

Es oficial, regresaron todos los síntomas de nuevo. La cantidad de estrés en el trabajo, sumado al pésimo trato de mis jefes hacia mi y mis compañeros de trabajo han logrado que me descontrole otra vez. Lo más frustrante es que si hubiera tenido un buen psicólogo que me ayudara a aprender a manejar situaciones como en la que estoy no me sentiría así.

Para completar mi psiquiatra nuevo, quien me viene atendiendo desde julio, insiste en que yo soy bipolar y que tome medicamentos para mi bipolaridad. Primero que nada, yo no soy bipolar, yo no tengo altas descontroladas y bajas depresivas. Segundo, el patrón de auto mutilarme no significa que mi personalidad cambia drasticamente de un espectro al otro. Como quiera que sea, lo visito mensualmente (porque no me queda otra opción gracias al deficiente servicio de salud mental del programa Mi Salud de Puerto Rico) y sigo insistiendo que no me voy a tomar todos los medicamentos que él me indica porque no me convencen.

De los medicamentos que tengo recetados comencé a tomarme la semana pasada Wellbutrin, ya que me lo habían recetado anteriormente y me ayudó un montón. Hoy voy a comenzar a tomar Risperdal. Mi psiquiatra anterior me lo recetó y no me hizo daño. Cuando asista a mi cita el martes voy a insistirle al médico que me recete otra cosa y que no pienso tomar medicamentos para una condición que yo no padezco.

Mientras tanto sigo sintiendome mal, aguantandome el llanto y fingiendo en el trabajo que me siento muy bien. Claro, no soy la persona alegre y motivada que era hace unos meses atrás, pero mi cambio en estado de animo se lo atribuyo al estrés.

No puedo dormir, no tengo apetito, mi estado de ánimo da unos cambios bien drásticos de momento (aunque ahora prevalece la tristeza y desánimo). Tuve que tomar la decisión de enviar a mi hija a quedarse unos días con su papá, ya que, aunque ella sabe lo que me pasa, no es bueno que me vea como estoy. Fue difícil y la extraño, pero no quiero hacerle daño. La quiero y la amo un montón y espero recuperarme pronto para estar de nuevo con ella.

A diferencia de mis episodios anteriores, esta vez no estoy suicida (hasta ahora) y no he tenidos deseos de mutilarme. Estoy esforzandome más para mejorarme y estoy comunicandome mejor con mi familia y amigos acerca de cómo me siento. Todos han sido un gran apoyo. Espero recuperarme pronto y no seguir perdiendo el control.





lunes, octubre 17, 2011

Poco a poco vuelvo a lo mismo

Después de cuatro meses de paz, sin medicamentos y sintiéndome super bien, poco a poco he vuelto a sentir la depresión volver a entrar a mi vida. Con temor he visto como situaciones pequeñas van deteriorando mi animo y mi deseo de ser feliz y seguir adelante.

Lo más que me da miedo de volver a caer en el abismo de la eterna tristeza es perder todo lo que he logrado alcanzar en estos últimos meses. Todas las personas a mi alrededor se han enamorado de una versión ficticia de mí que no padece de nada. Se han enamorado de una persona alegre, dinámica, amistosa y simpática. Lo que no saben es que esa realmente no soy yo y que vivo con miedo de que la verdadera yo regrese y pierda todo lo que he logrado.

Durante estos últimos dos meses he tratado de establecer una relación con una persona sumamente madura y buena. El problema recae en que él nunca a tratado con una persona con depresión y cuando se encuentra con que me siento mal y estoy triste o desanimada no sabe que hacer o como reaccionar. Esto me hace sentir sola y atemorizada.

Quisiera que la yo que todos han conocido en estos meses se quede, pero se que esto no va a suceder. Todavía no sé como preparame para cuando todo se me caiga al piso de nuevo. No sé como me voy a enfrentar al mundo cuando la tristeza me trague y todos se volteen y se alejen de mi. Es difícil mantener una relación con las demás personas cuando sabes que en un abrir y cerrar de ojos las vas a perder.

No se ni porque intento ser normal...

domingo, junio 19, 2011

La promesa

Hace unos meses atrás hablé con alguien bien importante para mi y le confesé sobre mis ideas suicidas y mi auto mutilación. Prometí que no lo volvería a hacer y que si tenia esas ideas de nuevo buscaría ayuda antes de ser demasiado tarde. Pensé que si le prometía que iba a cambiar yo misma me lograría empujar para cambiar realmente. Pero no es así

Mi vida sigue cambiando... gente nueva llega, gente conocida se va y tengo que tomar decisiones dificiles, sin contar que trato de no pensar en el futuro y sus consecuencias. Las ideas de mutilarme siguen aquí y con cada día que pasa se vuelven mas fuertes. Tampoco ayuda que no me he estado tomando los medicamentos como debo... Sé que debería de hablar pero como siempre me siento sola, sin nadie a quien confiarle mis sentimientos.

Ya se acerca la fecha en que mi ex esposo me abandono. No va a ser un periodo fácil. Aunque hace tiempo que no lloro por él, todavía las huellas de su partida están presentes en mi corazón. Aun hay momentos en los que pienso lo facil que serían las cosas si tan solo lo tuviera a mi lado para escucharme. Pero no es asi. Cuanto quisiera poder verlo. Aunque fuera por cinco minutos, aunque sea para escuchar su voz...

En estos días también tuve otra confesión. Aunque no fue tanto una confesión como el aceptar la realidad por lo que es... acepté que la ruptura de mi matrimonio destruyó mi confianza en mi misma y que aunque he tratado de rehacer mi vida todavía guardo espinas que me impiden caminar hacia adelante. ¿Cómo se me ocurre tratar de establecer una relación con otra persona cuando mi relación conmigo misma es un desastre? ¿Cómo puedo esperar que alguien me quiera y me acepte como soy si yo misma no me acepto?

El abandono de mi ex esposo trajo a mi vida dudas, muchas pero que muchas dudas. Dudo de mi capacidad de amar, de mi forma de ser, de la manera en que tomo mis decisiones. No sé realmente quién soy. Ahora mismo no soy capaz de ser cariñosa, controlada y serena. Mi vida actual está dominada por un comportamiento impulsivo y destructivo que me ha llevado a establecer lazos con otras personas de forma distante. No digo lo que realmente siento, si no lo que la otra persona quiere escuchar. Como por ejemplo, cuando me preguntan si todavia me quiero cortar digo que no, cuando en realidad es si.

Aunque prometi no volver a hacer daño he continuado buscando maneras de hacerlo sin que las demas personas lo sepan... y eso es lo que quiero, seguirme destruyendome en silencio porque el dolor de mi cuerpo me ayuda a dejar ir el dolor de mi corazón que late con mas fuerza con cada latido. Shhhh no se lo digan a nadie... pero todavia tengo mis navajas guardas para la proxima vez en que el dolor emocional sea intolerable...

viernes, abril 15, 2011

Ser normal

¿Qué es ser normal? Yo no sé. Mi vida a transcurrido de un suceso de depresión a otro por más de 20 años. No conozco qué es ser completamente feliz, ni qué es vivir sin tristeza. No sé qué es ser una persona normal... Desde que mi ahora ex-esposo decidió que ya no deseaba estar conmigo por que no me quería, mi vida se hizo pedazos. Todavía al día de hoy, nueves meses más tarde y después del divorcio, todavía lo extraños y sigo deseando que mi vida vuelva a lo que era antes. Pero sé que esto no va a ocurrir. Siempre he pensado que él dejó de amarme porque se le hizo difícil aceptar que por el resto de su vida conmigo iba a tener que atender a una persona depresiva. Aunque a principios de nuestra relación todo parecía normal, mi condición no tardó mucho en descontrolarse y pasamos más de la mitad de nuestros años juntos tratando de detener mi conducta autodestructiva. Lamentablemente nunca pude funcionar como una persona normal para él. Al día de hoy todavía me cuestiono cómo puedo ser una persona normal, cuando desconozco qué es vivir sin depresión. Esta condición es parte de mi. No recuerdo haber vivido sin sentirme deprimida o triste. Es tan parte de mi que incluso mi hija de nueve años está al tanto de todo por lo que he pasado y lo sabe porque se me hace difícil ocultarle la verdad. Mis brazos y piernas están llenos de cicatrices de mi conducta autodestructiva. Tengo dos tatuajes en las muñecas para recordar que el suicidio no es la salida a mis problemas, pero el pensamiento siempre regresa. No importa el esfuerzo que haga por tratar de ser 'normal' la tristeza de mis fracasos y la angustia de mis pérdidas, siempre hacen de mis intentos de seguir adelante un camino cuesta arriba. En octubre estuve hospitalizada por mas de dos semanas por intento de suicidio nuevamente. Tercera hospitalización en dos años. Lo único que aprendí es que si no digo como me siento las cosas van a empeorar. Sin embargo, todavía me guardo mis sentimientos de culpa y mis deseos de volver a mi vida pasada con mi ex-esposo. Extraño tanto mi antigua vida, que la vida que llevo presente para mi es como una pesadilla que no termina. A pesar de esto, tengo presente que es necesario que me esfuerce por cambiar. De alguna manera tengo que dejar atrás mi tristeza y mi desánimo para poder mejorar como persona y aunque no sé que es ser una persona normal, quiero vivir mi vida más relajada y tratar de ser lo más feliz que pueda ser. No quiero que la depresión siga arruinando mi vida. No quiero que mi hija viva pensando que el día menos esperado su mamá se va a desaparecer de su lado. No quiero que mi familia continúe con el miedo de que el día menos esperado termine mi vida. No quiero mi vida...

domingo, agosto 01, 2010

Mi aniversario

Se supone que hoy es mi aniversario. Pensé que me iba a sentir triste y que iba a llorar por el hecho de que hoy cumpliría dos años de casada si mi esposo no se hubiera ido, pero no es así. Hoy me siento como si fuera un día cualquiera. No tengo deseos de llorar, ni si quiera me levanté pensando "Hoy es mi aniversario".

Llevo más de una semana que no lloro, ni me siento triste. Algo ha pasado en mi vida que en vez de dolor, solamente siento paz. A pesar de que mi relación con mi esposo era de más de cinco años y que teníamos un sin número de recuerdos preciosos, creo que ya he comenzado a sanar. Es un poco liberante pensar en las posibilidades de todo lo que puedo hacer ahora que estoy sola. Ya no tengo deseos de concentrarme en analizar esas últimas semanas de nuestra relación. No hay forma de saber qué fue lo que pasó para que él decidiera irse. Solamente él me puede dar esa respuesta, pero aún hoy él no quiere hablar conmigo.

La calma y paz que reina sobre mis pensamientos me pone nerviosa. A veces pienso que es una farsa, que en cualquier momento voy a perder el control y me voy a deshacer en llanto. Pero eso no sucede y con cada día que pasa me siento más fuerte.

En las últimas semanas me he estado reuniendo con una consultora que se supone que me ayude en mi búsqueda de empleo, pero esta ha hecho mucho más por mi. Hablar con ella me ha hecho darme cuenta de las muchas cosas que quiero cambiar en mi vida y a establecer prioridades y metas para el futuro.

Hablando con ella me he dado cuenta que cambié todo mi ser por hacer feliz a mi esposo. De ser una persona completamente independiente y valiente, me convertí en un ser dependiente que era feliz solamente cuando la otra persona era feliz. Ya no quiero ser así. Quiero ser como era antes; independiente, enfocada, motivada y feliz. Estoy casi segura que esa dependencia de mi esposo surgió por mi propia condición de depresión, pero como quiera eso no excusa el cambio radical que ocurrió en mi persona. Poco a poco he vuelto a la normalidad, a vivir para mi y mi hija y a enfocarme en el futuro.

Todavía no he podido conseguir trabajo, pero me siento mejor, más relajada. No puedo negar que a pesar de que no he vuelto a llorar, todavía a veces pienso en mi esposo y en las cosas buenas que teníamos juntos. Sin embargo, todavía estoy esperando una explicación. Todavía quiero saber qué fue lo que pasó entre nosotros para que la relación terminara de forma tan abrupta. Sólo quiero saber la verdad, no importa cuan difícil sea, la verdad me ayudará a reponerme por completo o por lo menos eso es lo que pienso.

sábado, julio 24, 2010

Como me siento hoy

Hoy siento coraje por todo lo que estoy pasando. Más que tristeza siento rabia. Rabia por lo que me pasó, por como deje que mi personalidad cambiara y por como cambiaron mis prioridades. Pero dejame explicarme mejor.

Lo que pasó ya es pasado. No puedo hacer nada para cambiarlo. Sin embargo, después de largas conversaciones con algunos de mis seres queridos y mi propia reflexión me he dado cuenta de que muchas cosas en mi vida cambiaron durante mis cinco años de relación con mi esposo. Lo primero que me di cuenta es que me volví una persona bien dependiente. Eso no me gustó. Yo era bien independiente y hacia las cosas por mi cuenta, nunca esperaba por nadie para llevar a cabo mis planes. Sin embargo en los últimos años de mi relación me convertí en una persona sumamente dependiente. Puse en las manos de mi esposo la toma de decisiones por los dos. También dejé de soñar y tener metas para mi vida.

Otra cosa que me di cuenta es que mis prioridades cambiaron. Durante los años de relación con él dejé a un lado a todas las personas importantes de mi vida y me concentré en él solamente. Esto hizo que mi circulo de amistades se cerrara por completo. Además, vivía para tratar de hacerlo feliz cuando claramente esto era prácticamente imposible de lograr, ya que él nunca estaba conforme con nada de lo que tenía.

Hoy siento coraje, pero mi coraje es positivo. Digo que es positivo por que me ha impulsado a hacer cambios positivos en mi vida, como por ejemplo, me ha ayudado a salir de la casa y enfrentarme a situaciones que en otros momentos me hubiesen intimidado. Este coraje me ha llevado a preocuparme más por mi y buscar de mis amistades y seres queridos.

Ahora en lo que quiero concentrarme es en mí. Volver a ser la persona que era antes de conocer a mi esposo. Ser una persona libre, independiente y exitosa. Sé que lo puedo lograr, algo me dice que tengo todas las cualidades necesarias para lograr ser feliz nuevamente.

Sin embargo tengo que tener algo bien presente. No puedo dejarme caer, no puedo rendirme. Cada día que pase tengo que mantenerme motivada a seguir hacia adelante y no permitirle a nadie hacerme sentir menos importante, porque yo realmente soy importante. No soy la primera mujer que pasa por una separación, ni soy la última. Aunque es una situación dolorosa para mi, de este dolor puedo sacar la oportunidad de conocerme más, cuidarme más, quererme más, respetarme más y encontrar la felicidad.

miércoles, julio 21, 2010

Ya es oficial

Pues, como no tengo nada mas interesante que torturarme tratando de saber porque razón mi esposo me dejó, decidí llamarlo ayer, luego de una semana sin saber nada de él. Oficialmente me confirmó que las cosas entre los dos terminaron. Ya no es cuestión de él tomar tiempo para él, si no que nuestra relación ya no existe para él. Le pedí que por favor, el día que se decida a pedir el divorcio, me lo diga el mismo y yo no me tenga que enterar por terceras personas.

Ayer me sentí completamente triste por esta nueva información. Hoy siento rabia. Después de tanto tiempo juntos, de todas las cosas que hemos hecho y los planes que teníamos, él puede arrojar nuestra relación a la basura sin importarte qué yo siento. Me da rabia porque yo esperaba más de él. Me da más rabia todavía saber que se acabó de un día para otro cuando aún lo amo. No sé ni que pensar. Ahora mismo solamente quiero seguir hacia adelante sin él, aprender a vivir sola, a no depender de nadie, a ser como yo era antes de estar con él.

Este es el momento perfecto para volverme a descubrir y aprender a quererme por quien soy. Yo soy valiosa, soy una persona valiente, inteligente, respetuosa y amable y sé que puedo ser feliz de nuevo sin él. Solo tengo que aprender de nuevo a ser independiente... aunque me duela dar cada paso sin él. Yo sé que yo puedo.

lunes, julio 19, 2010

¿A quién debo creer?

Durante este proceso de separación me he dado cuenta de que todo el mundo tiene una opinión similar en cuanto a qué debo de hacer con mi vida ahora que mi esposo no está. La gran mayoría de las personas me han dicho que no vale la pena esperar por él, ya que de acuerdo a su comportamiento es muy probable que él no vuelva.

Sé que mis padres y mis hermanas están realmente preocupados por mi y que sus palabras de aliento, aunque no me hacen sentir mejor, tienen un poco de razón. Mi esposo se fue y me dejó sola en momentos en que más yo necesitaba del apoyo de mis seres queridos. Esta acción sola me debe decir que ya no está interesado en mi como persona, ni como pareja. Sin embargo, mi corazón aún guarda la esperanza de que esto no sea cierto. Todavía espero el día en que me llame o me venga a ver y me diga que quiere volver. Pero son estas esperanzas las que más daño me hacen. Es por esto que no se a quien creerle: a mi familia o a mi corazón.

Hasta el momento, él no ha hecho ningún tipo de esfuerzo por mantenerse en comunicación conmigo. Ahora mismo no tengo ni idea de qué es lo que él piensa de mi y de la situación. La última vez que hable con él con respecto al futuro de nuestra relación (el día en que se fue) me dijo que el divorcio era una posibilidad. Esto me hace pensar que mi familia realmente tiene la razón y que él no va a volver.

Pero entonces escucho a mi corazón y recuerdo todos los gestos afectivos de él y pienso que quizás ellos estén equivocados, que él si volverá. Aunque no hay ningún indicio de que esto sea cierto, ya que no hay ninguna acción de parte de él que sustente este pensamiento. Son solo mis tontas esperanzas que no me dejan vivir en paz.

Ya una vez nos habíamos separado (por idea mía) y en esa ocasión, a pesar de la distancia entre los dos, él siempre buscaba mantenerse en contacto conmigo y ver como yo estaba. Sin embargo, esta vez no fue así. Lo que de nuevo me hace pensar que mi familia tiene razón.

Todo el mundo quiere que rehaga mi vida sin él, pero cómo hacerlo si no sé que realmente es lo que él quiere. Por lo menos he tomado la iniciativa de comenzar a moverme para hacer mi vida sola. He llamado a mis amistades y he salido con mis hermanas para distraerme. Pero no se cuánto puedo hacer para rehacer mi vida sin él sin saber que puedo esperar de él. Quiero llamarlo, pero no me atrevo. Quiero saber que es lo que él quiere, pero a la misma vez no quiero saberlo, porque si en definitiva es otra cosa que no sea yo, entonces mis tontas esperanzas quedarán destrozadas de una vez y por todas. Aun no se si esto sería buena idea o no.

sábado, julio 10, 2010

Sola otra vez

Mi esposo ya se fue. A pesar de que dijo que me iba a ayudar hasta que consiguiera trabajo, recogió sus cosas y se fue hace tres días. Me siento completamente desconsolada. No dejo de llorar. No puedo imaginarme mi vida sin él, pero tal parece que eso es algo que voy a tener que hacer aunque no quiera.

Aunque él se fue no estoy tan sola. Mi hermana se está quedando conmigo y cuando ella no puede estar conmigo, me quedo en casa de mi mamá. A pesar de la compañía por dentro lo único que deseo es llorar.

Todavía no puedo creer cómo mi vida se ha hecho pedazos en cuestión de unos meses. A veces pienso en las cosas como eran hace dos años y me parece increíble ver como esos momentos de felicidad son cosas del pasado. También me parece increíble la forma en que mi matrimonio se ha deshecho sin darme cuenta, ya que para mi todo estaba bien, pero para mi esposo no.

Luego de que mi esposo se fue le pregunté si lucharía por nuestra relación... Su contestación fue que en estos momentos solamente quiere pensar en él y en lo que quiere para su vida. Yo ya no soy parte de esa vida. Eso me hizo sentir más triste y sola.

Hoy lo vi. Teníamos que resolver unos asuntos. Decidí ni hablar, solamente hacer las cosas absolutamente necesarias y ya. Cualquier palabra suya hubiese bastado para deshacerme en llanto de nuevo. Pero lo más que me impacto no fueron sus palabras, o la falta de las mismas, si no una acción en particular. Ya no está utilizando su aro de matrimonio.

Pensé muchas veces en preguntarle qué hizo con su aro y por qué no lo tiene. Pero me aguante. Cualquier contestación que me hubiera dado hubiera sido suficiente para que yo empezara a llorar desconsoladamente. Así que me quede muda, sin aportar una palabra a la conversación silenciosa de los dos. Tanto que compartíamos y hablabamos, pero ahora ni si quiera podemos decirnos buenos días...

martes, julio 06, 2010

¿Cuánto más podré aguantar?

No he escrito en meses. No he tenido el ánimo de sentarme a evaluar mi situación y plasmarla en la pantalla. Pero hoy me siento más sola que nunca. Hace tres meses perdí mi trabajo. ¿La razón? Reestructuración del departamento. Tres años de mi vida profesional perdidos en el limbo.

Aún hoy todavía me estoy recuperando de la pérdida de mi empleo. Todavía me siento sin rumbo y triste. Para completar, todavía no he podido conseguir otro empleo. Soy una estadística más.

Sin embargo, las cosas han empeorado. Ayer mi esposo de casi dos años decidió decirme que ya no me ama y que desea terminar nuestra relación. Déjenme decirles que, además de que el momento que escogió para comunicarme sus sentimientos fue fatal, su decisión ha destrozado mi corazón. No sólo no tengo empleo, ahora también voy a perder a mi familia inmediata.

Sé que no estoy sola. Mis padres me han mostrado su apoyo y me han brindado palabras de aliento, al igual que mis hermanas, pero mi familia inmediata (mi esposo e hija) se ha venido abajo. En estos momentos siento una angustia sin fin. Una completa desilusión y dolor que cubre todas las células de mi cuerpo. Me duele hasta respirar.

Traté de razonar con él sin éxito. Él ya tomó su decisión y yo no puedo cambiarla. No solamente estoy recuperándome todavía de mi depresión y estoy luchando por conseguir empleo, pero ¿ahora a todo tengo que sumarle una separación? Nunca pensé que estoy me sucedería. Yo amo a mi esposo y me casé con él pensado que sería para siempre. Ahora sé que para siempre para él son menos de dos años.

Pero como mencioné, sé que no estoy sola. Mi familia está aquí conmigo para ayudarme a superar este inmenso dolor que siento en mi corazón. Ahora solamente me queda esperar que el tiempo sane mis heridas y que eventualmente deje de sufrir.

Todavía estoy batallando con la depresión. No pienso dejar que esta nueva situación me desequilibre y me haga regresar a aquellos días oscuros que pasé encerrada en mi casa con miedo a ver el mundo. Pero es tan difícil ver el lado positivo a las cosas cuando todo lo que te rodea es completamente negativo. Y más difícil es cuando esa persona en la que confías, que te apoya y te ayuda ya no está ahí para ayudarte.

Lo voy a extrañar y mucho. Todavía lo amo, aunque no entiendo las razones por las cuales él ya no me ama a mí. Sé que culpándome a mí misma no voy a resolver nada, pero a veces me pregunto si puede haber hecho algo diferente para evitar esta situación. No lo sé. Sólo sé que tengo que mirar hacia adelante por el bienestar de mi hija. Por ella es que vivo y respiro. Mas ahora que ya no tendré a mi esposo para inspirarme a seguir. Lo voy a extrañar...

lunes, enero 18, 2010

Otra vez estoy en decaída

De nuevo me siento mal. Llevo ya varias semanas sintiendome triste y desanimada. A veces puedo reir, pero no es algo de todo el tiempo. Me siento frustrada en el trabajo y en mi propio hogar. No sé ni como comenzar a sentirme mejor de nuevo. El médico me ha dado unas sugerencias para mejorar, pero se me hace dificil seguirlas, ya que no tengo ánimo.

Me entristece ver a mi familia dividida por mi culpa, pero no sé que hacer. Se supone que los medicamentos me estén ayudando, pero en estos días parece que no funcionan. Estoy tan triste. Solo quisiera estar sola, sin nadie a mi alrededor y llorar. ¿Por qué me tengo que sentir así? Ya estoy cansada de estar desanimada y tratar de disimular en el trabajo. No me siento feliz, ni si quiera complacida. Me siento desilucionada y desmotivada para seguir esta vida. No sé que hacer...

viernes, diciembre 11, 2009

Hoy quiero llorar

No me puedo concentrar. Mi mente da vueltas y solo quiero llorar. Ayer no fue un día bueno y hoy todavía sufro las consecuencias. Me quiero hacer daño. Quiero salir corriendo y nunca regresar. Hoy no tengo esperanza, ni fe, ni fuerzas para luchar contra todo lo negativo que me está cayendo encima. Quisiera poder irme y no regresar. Dejar todo como está y no enfrentarme a la realidad de que todo es mi culpa y realmente aunque yo haya cambiado, todavía me tratan como si no y me siento como si no.

miércoles, diciembre 02, 2009

Cada día que pasa

En los últimos días no me he sentido muy animada. Cada día que pasa me siento un poco más triste recordando todo el tiempo que perdí durante mi recaída. Fueron seis meses de mi vida que no voy a poder recuperar nunca. Perdí la confianza de mi hija, de mi familia, me retrasé en mi desarrollo en mi trabajo, tuve que dejar de estudiar y mi relación con mi esposo no está tan bien como desearía, entre otras cosas.

Hay días en que veo el tiempo que perdí como algo tan lejos, pero hay días como hoy que lo veo como si hubiera ocurrido ayer. Todavía me parece increible que terminé en un hospital dos veces por este empeño de quitarme la vida. Inconcientemente todavía ese deseo está ahí, aunque ahora soy más fuerte para poder manejarlo.

Sin embargo, estos meses que digo que perdí me hicieron crecer y mejorar como persona. Pero todavía a veces no puedo ver ese lado positivo porque mi mente quiere ver las cosas negativas. También puede ser porque trato de vivir un solo día a la vez y trato de no mirar atrás y son esos días que miro atrás los que más me entristecen. Preferiría poder concentrarme solamente en el hoy y nunca mirar atrás para no estar triste, pero si no miro atrás no podre ver lo mucho que he crecido y he aprendido de esta experiencia.

Todavía pienso en mis compañeros del hospital y me pregunto cómo estarán. Nunca me atreví a llamarlos porque todos estabamos pasando por momentos difíciles, pero me gustaría saber que están bien. La depresión no es fácil. Cada día tienes que esforzarte más por querer vivir y ser feliz, porque la tristeza siempre está ahí, esperando a que pases por un momento difícil para atacarte y apoderarse de tu ser.

Pero sigo cada día. Trato cada día de no mirar mucho atrás y dejar los malos recuerdos en el pasado y seguir hacia adelante. Mientras yo pueda, la depresión no podrá detenerme.

domingo, noviembre 22, 2009

Pensamientos negativos

A pesar de que me he sentido muy bien en estos últimos días, todavía tengo pensamientos negativos. A veces llegan de sorpresa, sin yo haberlos invitados e invaden mi cabeza con ideas de hacerme daño. Pero no los dejo que me dominen. Cuando estas ideas perversas tratan de apoderarse de mi mente pienso en todo lo que perdería si me dejara llevar, todas las cosas por las que he luchado que ya no tendría.

Los pensamientos es una de las cosas más difíciles de controlar de esta condición. Tú mismo te convences de lo fácil que sería hacerlo, terminar con tu vida y dejar atrás a toda tu familia. Pero a la misma vez sabes que es una mentira. Quitarse la vida no es fácil, porque no importa el método que escojas tu cuerpo sufrirá y tu también sufrirás. Sin olvidar que tu familia también sufrirá. Sin embargo, la mente te quiere engañar, hacerte pensar que es fácil, pero no lo es.

Yo trato y lucho todos los días para ignorar esa voz que trata de engañarme y hacerme creer que con una simple acción de mi parte todo se acabará y podré ser feliz fuera de este mundo. La depresión es una condición bien difícil de manejar. Los médicos te pueden recetar un sin número de medicamentos para ayudarte a sentirte mejor, pero solo tú tienes el poder de cambiar. Yo soy quien tiene el poder de decidir qué es lo mejor para mí. Por eso, cada día escojo vivir y yo misma me he enseñado a pensar en las cosas que perdería si me dejara convencer de que la vida no vale la pena. Los medicamentos me han ayudado, pero ha sido el cambio que he dado yo el que me ha sacado del abismo en el que vivía hace unos meses atrás.

Nunca olvidaré el rostro de mi familia la primera vez que me llevaron al hospital. Para ellos fue una experiencia inolvidable, nunca pensaron que su hija mayor (y hermana mayor) fuera capaz de pensar tan si quiera en hacerse daño. Ellos sabían que estaba pasando por momentos difíciles, pero no pensaron que la situación sería tan grave.

Mi hija ahora es que sabe que estuve hospitalizada, pero porque ella me preguntó qué fue lo que me pasó que nadie le quiere decir. Van seis meses de mi hospitalización. Hoy pienso en ella, en que no quiero perderla y pienso en mis padres, mis hermanas y mi esposo. Todos ellos sufrieron junto conmigo esos días que estuve internada y no quiero que vuelvan a sufrir por mi culpa.

Por eso, cada vez que tengo un pensamiento negativo, ideas de hacerme daño, me aguanto. Porque ya una vez perdí el control y casi lo perdí todo, no quiero que esto se vuelva a repetir. Hoy soy feliz y me siento bien conmigo misma. Ya no me da vergüenza decir que he intentado suicidarme, porque no soy una mujer cobarde, sino uno una mujer valiente que escogió vivir en el momento más crucial de su vida. Espero poder tomar esa misma decisión cada vez que se me presente una situación igual.